Que no se te olvide

La nota que recibiste de tu primer pretendiente

El primer diario que tuviste y que escribías en la madrugada, junto a tu ventana, a la luz de la lámpara de la calle.

Tu primer amiga

El pantalón con hojas grabadas en la tela.

Las gemelas que te rogaban que fueras novia de su amigo.

El chico que te encantaba en la secundaria. ¿Sergio? ¿Francisco? ¿Javier? No, ya olvidaste su nombre. Era guapísimo, con la mirada más profunda que hayas visto.

El único rubio que te ha gustado.

Y luego desapareció. Que porque mató con una pistola. Por la espalda. Sí, quienes te lo contaron hacían énfasis en que fue “por la espalda”.

Debió tener cuando mucho quince, dieciséis años.

Un asesino.

Un asesino fugitivo con la mirada más triste del  mundo.

 

————————

¡Ya me acordé! Se llama o llamaba Raúl. Raúl Raúl Raúl Raúl Raúl Raúl

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Me acuerdo de... y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s