100

Recuento de 100 cosas e ideas del último año, buenas, malas, equis, banales, curiosas, vergonzosas y anexas.

1. Fui al desierto. Con “desierto” quiero decir desierto en serio. Días sin bañarme, dormir a la interperie, comer frutas secas, correr peligro en serio y así.

2. Entré a estudiar fotografía.

3. Mi primera exposición de fotografía.

4. Once meses sin enfermarme de gripa (ash, hasta diciembre, que me enfermé todo el mes).

5. Abrí mi twitter. Osh

6. Reactivé mi cuenta de facebook. Osh

7. Entré a la edad adulta adulta por cronología que no perdona. No sé si llene el paquete, pero ya soy adulta adulta me guste o no.

8. Por lo tanto, ya me llegó la crisis de la edad.

9. Por lo tanto, ya me siento anciana al borde de la muerte.

10. Por lo tanto, ya veo el final cerca.

11. Por lo tanto, veo todo desde otra perspectiva. ¿cuál? no sé exactamente, pero definitivamente es otra y ya no hay marcha atrás.

12. Salí de mi zona de confort.

13. Por lo tanto, cada minuto quiero regresar a mi mundillo, pero algo me dice  “mejor no” y yo digo “que sí” y así transcurrió el año pasado.

14. ¡Ya tengo amiguis amiguis en el pueblo! La verdad, confieso que me causa mucha alegría. Sí, ya sé que aquí he dicho hasta el cansancio que odio a la gente y blablablá pero también amo a unos poquitos que de vez en cuando encuentro. Y sucede que pasaron años sin que encontrara a nadie en el pueblo y confieso que eso me amargaba todavía más, porque aunque presumo de que me gusta estar sola, ese “estar sola” se disfruta más cuando no es forzado, cuando puedes contestar:”ah, no puedo, ah, estoy ocupada, ah  mejor otro día”.

15. Pues sí, como iba diciendo, ya tengo amiguis amiguis en el pueblo, y no sólo conocidos.

16. Ah, y debo aclarar que mis amiguis amiguis (que son varios, más a mi favor) NO son del pueblo, todos son del defe.

17. Por lo tanto, sigue en pie mi odio hacia los pueblerinos y sigo afirmando que son gente odiosa, hostil, ignorante y primitiva (lo que sea que esto signifique).

(18. Aun así, prometo dejar de renegar tanto del pueblo. Total.)

19. Por lo tanto, salí en compañía no solamente en el defe sino también en el pueblo.

20. Y de entre esos amiguis, tengo una amiguis amiguis amiguis mujer, esa sí pueblerina (tómala), cosa que nunca antes en mi vida había tenido.

21. Por lo tanto, ya tengo con quien hablar temas “de mujeres”, ya tengo con quien salir de compras, ya tengo con quien platicar temas trascendentales como: ropa, qué bien te queda esa sombra-dónde te la compraste-vamos te acompaño a la tienda-vamos acompáñame al baño-qué cólicos tengo maldita sea-es que fíjate que puaj- hombres, tacones, dietas y demás.

22. Calma momentánea con la loquera.

23. Luz tenue al final del túnel en el terreno de los planes a mediano plazo.

24. Las personas nunca dejan de sorprenderme.

25. Personas aparentemente interesantes se convierten en gentuza odiosa, arrogante y farolera. Y viceversa.

26. Puse dos centímetros de pie en el mundo de la tecnología.

27. Conocí a Dania. Mención aparte sí. Dania Santos, guguléenla, gran artista y sabia persona. Maravillosa y auténtica. Y me pidió mi teléfono y me exigió que nos habláramos y que nos viéramos. La amo.

28. Conocí a un gran maestro de foto. Hito en mi vida. Valió lo que cien sesiones de loquera. Gracias, de Stefano.

29. Fui aquí y fui allá.

30. Tengo casa huevo nueva. Que no puedo habitar ni en sueños porque solamente cabe medio clóset pero ya tengo dónde caer muerta, dado el caso.

31. Ya no me jode tanto verme al espejo.

32. Quiero más jagendaz.

33. Arrumbé mi ipod nueva.

34. Hubo fiestas en mi casa.

35. Por lo tanto, mi casa ya tiene pinta decente; si me apuro, podría estar inmaculada, lista para recibir visitas en cualquier momento.

36. Me desconocí muchas veces.

37. Me compré mi máquina de coser.

38. Le saqué más provecho a mi máquina de coser.

39. Tuve todas mis tardes ocupadas, a diferencia del 2009, cuando tuve todas mis tardes desocupadas.

40. Fui más al cine.

41. Mi amargura bajó dos rayitas.

42. POr lo tanto, reí más.

43. Por lo tanto, tengo más arrugas.

44. Por lo tanto, mi colección de cremas y menjurges creció bárbaramente.

45. Quise una bici y quiero una bici.

46. Por fin concluyeron la construcción de la ciclopista enfrente de mi casa, por lo tanto quiero quiero quiero una bici.

47. Repuntó mi actividad lectora. Un poquitín.

48. Me compré una aspiradora. Sin embargo, uso escobas.

49. Tuve (tengo) dos casi tres amigos en el trabajo. Es lo que yo considero todo un acto de rebeldía: amistad en el trabajo, sobre todo en el trabajo que tengo.

50. Me dieron ganas de fumar. Incluso soñé que fumaba habitualmente, pero la verdad nunca me gustó fumar y nunca he fumado, así que no le encuentro el sentido al repentino deseo.

51. Aprendí que debo defender mi obra cual perro rabioso, con prepotencia y descaro si es necesario, con groserías de por medio si es necesario. Osh.

52. ¿Por qué no estamos solos, maldición, por qué siempre alguien se interpone, por qué por qué?

53. Neta, me llevé muchos fiascos, neta neta. Y luego no quieren que cunda la desconfianza y el desencanto y el pesimismo y los prejuicios.

54. ¿O sea, neta sabes de moda y te gusta la moda y además, dictaminas sobre moda? Y no hablo en absoluto de tu ropa ni mucho menos, es que mírate la piel por dios, todo empieza con la salud y la higiene. Te regalo un espejo. Pum, moral hasta el suelo, no caigo de la sorpresa.

55. O sea ¿neta todos te quieren ligar en la calle? Cu cu cu cu. Moral otra vez hasta el suelo, no caigo de la sorpresa. Mundos paralelos.

56. O sea, ¿neta fue toda una noticia enterarte en pleno 2010 sobre los abusos que sufren los centroamericanos cuando cruzan nuestro país? Cu cu cu cu. MOral hasta abajo, ¿en qué mundo vives, y por qué tanto alboroto alrededor tuyo?

57. O sea, ¿neta eres el dios de las reuniones, el dios de las reseñas, el dios de la conversación? Sí, ya vi por qué, moral hasta abajo, desolación infinita.

58. O yo necesito lentes o de veras el mundo es muy diverso.

59. Empecé a entrenar diariamente a las seis de la mañana.

60. Por lo tanto, levántome antes de las seis de la mañana.

61. por lo tanto, me desconozco.

62. Neta hacer ejercicio a las seis de la mañana es un crimen colosal, sobre todo en invierno con el termómetro del coche marcando -2 grados. HOrrible.

63. En mi camino al gimnasio, descubrí que hay más locos que yo, que entrenan a esa hora en pleno parque, con el frío y el viento desalmados que hacen aquí en el pueblo. Locos.

64. Efectivamente, también informo que hacer ejercicio en la madrugada y antes de desayunar tiene efectos positivos inmediatos.

65. De no tener cámara digital en absoluto, pasé a tener una compacta que luego ya no tuve y después otra mejor que la anterior y planeo comprarme algún día una profesional.

66. Me dijeron muchas cosas bonitas muchas, pero casi no cuenta porque yo nunca me las creo y me cohíbo horrible, pero de que lo dijeron, lo dijeron.

67. El pueblo está creciendo mucho. Mucho. Me da miedo.

68. Casi nunca cociné.

69. Sin embargo, comí mucho y disfruté mucho.

70. Gente que me sulfuraba, ahora me da como lastimita. Espero que la próxima parada sea la indiferencia o la compasión cristiana. O no.

71. Por el demoníaco Feisbuc, contacté a los amiguis de la prepa. Y nos vimos nuevamente y contra todo pronóstico, fue muy bonito. Todos hemos madurado, todos tomamos caminos muy diferentes y todos congeniamos sin problema.

72. De esos reaparecidos de la prepa, uno se ha convertido en amigui amigui, después de tantos años de no vernos. Hablamos, nos vemos, chateamos, y salimos. Bonito, la verdad.

73. También reapareció mi amigui Salomón de la facultad. Con él intercambio mails, porque no le interesan las redes sociales (bendito él). Y en esos mails le puedo contar todo lo que yo quiera, como antes, y él me contesta cosas bien bonitas.

74. Salomón es de las personas que ya no hay y que antes casi no hubo. Es como de otro tiempo y otro mundo. Es la mar de gentil, amable, te escucha, siempre tiene las palabras adecuadas, te sientes la más comprendida cuando él te escucha.

75. Los achaques de la edad ya están apareciendo para quedarse.

76. Estoy empezando a sentir mi hogar como mi hogar.

77. Mari.

78. P. Con P. me pasó algo que tuve que hablar con la loquera y entonces salieroncosas muy muy fuertes pero estuvo bien porque supe que la cosa no iba con P y entonces empezó a nacer una nueva amistad. Qué cosas.

79. Me sentí muy vulnerable.

80. Rompí récord en uso excesivo del coche, pero es que el pueblo no está hecho para caminar, y menos para que una mujer camine.

81. Descubrí que me gustan ciertas combinaciones cromáticas que nunca antes hubiera considerado.

82. Relax

83. Hice planes con S. que la verdad, no es que sea pesimista, pero en el fondo no creo que llevemos a cabo. Pero dejemos que ella se ilusione.

84. Dejé de sentir ese frío medular tan feo. Ahora, si me abrigo bien, dejo de sentir frío y punto. Antes con nada podía combatirlo.

85. Me divierto aplicándome sombras moradas y negras y brillantes.

86. Casi nunca perdí tiempo frente al reflejo.

87. No lo he superado.

88. Secretos secretos secretos.

89. Ah, También con N hay empatía y cartas de por medio. Y el caso de que mencione los nuevos encuentros que llegaroon para quedarse es que, a diferencia de antes antes, ahora me gusta. Sí, señor, ahora empiezan a agradarme los encuentros sinceros.

90. El cabello volvió a crecer, aunque se estacionó y ya no quiere seguir creciendo.

91. Pues sí, acepto que hice muchas cosas, algunas productivas.

92. Pero pude haber hecho el doble.

93. Ok, prometo hacer el doble.

94. Y ya.

Finalmente no fueron 100, pero casi.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Me acuerdo de... y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 100

  1. Bob dijo:

    Amos los conteos. Yo también me puse de obligación volver a leer a mi velocidad habitual, lo cual era mucho. Ya estoy con Perec. Si lo hubiera leido a mis 25 hubiera sido otra cosa, seguro yo sería otro. Pero bueno. Y sobre la obra, es cierto pero también es lo otro: más bien la obra debe defenderse así, culero. Siempre creo que todo lo que hago debe ser una manera altanera de plantársele a alguien. No sé, me gusta pensar que lo que hago le molestará a alguien, aunque en foto no sé cómo se haga, a mi me gusta Tillmans y Lockhart, o sea, la cursilería a más no poder. Si algún día voy a Pachuca, prometo caerte de la nada con una bolsa de papas baratas a media tarde.

    E igualmente, R.

  2. dijo:

    A mí Perec me da miedo, sólo por lo que me han contado emocionadísimos quienes lo han leído.
    El autor que me provoca decir ” si lo hubiera leído a los 20, sería otra” es Bolaño. Pero cuando tenía 20 no leía nada de 1960 pa’delante y menos si eran libros que ganaban premios. Ash.
    Lo que dices de la obra es tan bonito y demoledor que me lo tatuaré con fuego.
    Si algún día vienes, sabes que sería muy feliz y que amo las papas baratas y las medias tardes.
    😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s