Aniversario de mi blog

Hace tres meses este blog cumplió un año.

Recuerdo que me costó mucho trabajo abrirlo porque no le hallo a la tecnología, además de que lo abrí en un momento impulsivo, donde sólo atiné a ponerle cualquier url y cualquier nombre, como puede apreciarse. Cuando me di cuenta de que la url ya no puede cambiarse, me dio infinita flojera abrir uno nuevo con un nombre más decente y mejor pensado y menos pitero y balconeador.

A un año de distancia, puedo decir que:

-Llegué tarde al mundo bloguero, como siempre, yo llegando tarde a todos lados. Cuando lo abrí, los blogs empezaron su ocaso por culpa de twitter: todomundo abrió su cuenta twittera con la consecuencia de que dejaron de postear con tanta frecuencia o simplemente dejaron de postear y punto.

Meses después, me decidí a abrir mi twitter también, sólo para descubrir que también llegué tarde, porque la euforia ya había pasado. Y ahora, la euforia es el tumblr. Todo cada vez más cerrado, más claustrofóbico, más palabras al vacío, más y más efímero, en tiempo y espacio.

Sin embargo, yo sigo quedándome con los blogs. Aquí puedes subir texto, imágenes, videos, música, etc. ¿Para qué tanta fragmentación, entonces? ¿para qué el twitter, el posterous, el tumbrl, el flickr, y tantos etcétera?

¿por qué la extensión, la divagación, el hablar (hablar verdaderamente) con uno mismo, se vuelve una desventaja, algo negativo, y todo lo que no quepa en 140 caracteres sale sobrando?

Los blogs (los que leo, los que quiero escribir, por los que llegué a estos lares) me parecieron, me parecen y me siguen pareciendo el espacio con más sinceridad, verdad, vida y dolor que he encontrado.

En la época en que tuvieron su boom, fueron los blogs personales los que florecieron: los diarios, las reflexiones, los recuentos del día a día. Los había jocosos, sinceros, patéticos, dolorosos, alegres, sencillos. Hubo quien subía fotos, o quien lo usaba para sacar sus miedos, inseguridades, odios. Hubo quien hacía chistes, o ponía citas citables, o se aventaba cuentitos pseudo biográficos irónicos geniales.

El caso es que los blogs personales eran los que más éxito tenía, y quiero pensar que tal vez fue una necesidad de introspección, de lanzar botellas al mar esperando una respuesta, los comentarios eran sumamente importatnes, la mayoría de los autores los respondía y se hizo como una comunidad bloguera que en algún momento tuvo la necesidad, sí, la ne-ce-si-dad de conocerse en persona. Quiero pensar, entonces, que había necesidad de hablar y de escuchar, de conocer, de relacionarse. Porque además era como si en los blogs se quitaran las caretas, e independientemente de que allá afuera gozaran de “popularidad” o de “normalidad”, venían aquí y decían “me siento mal, me siento triste, me siento una luser total, nadie me quiere, me siento fea, me siento gorda, me siento tonta, soy insegura, soy tímida, estoy deprimida, me siento sola, nunca triunfaré en soledad” y así.

Supongo que todos nos sentimos así, somos un manojo de complejidades y de distintas caras, pero casi nadie lo acepta, lo reconoce y lo dice. E intentar conocernos en todo nuestro esplendor, y no sólo en la parte “bonita” se llama madurez y carácter. Y encontrar espacios en donde la gente se sincere así, y exprese su dolor y su miseria y sus alegrías y sus tristezas (parece comercial barato esto) me parece simplemente maravilloso.

De verdad, en ciertos blogs he encontrado más dolor, verdad, Vida, y belleza que en ningún lado. Bueno, también en la literatura. Y en las películas. Y en la fotografía. Y en las pinturas. Pero es diferente.

Y me parece todavía más hermoso que haya personas que se conocieron por medio de los blogs y que se convirtieron en amigos del alma. El que haya un solo caso así ( y lo conozco, y son varios casos) hace, a veces, que recupere la fe en…, que recupere la fe, nomás. A veces.

Suele pasar que aquí afuera, de pronto es difícil llegar a conocer a alguien. Hay mucho ruido (la apariencia física, los prejuicios, los malentendidos, la distancia, el espacio, en fin, no acabaría). Te puedes relacionar, puedes compartir buenos momentos, buenos tragos, buenas conversaciones. ¿Pero en qué momento conocemos a alguien al grado de poderle decir: “me siento de la chingada, fulano me cae como una patada en los huevos, soy insegura, tengo tales miedos”? ¿Alguna vez podemos escuchar algo así? Sí, con nuestros amigos más cercanos, luego de un tiempo de convivir, a lo mejor después de compartir algo que los une, después de romper varias barreras, y dependiendo qué tan fácil se te den las relaciones sociales.

Insisto, me parece conmovedor mil veces que alguien con mil amigos, talentoso, hermoso, guapo, inteligente y que lo ves divirtiéndose allí y acullá, venga a su blog y diga:”el mundo me duele, estoy solo, el mundo ya fue, vivo aburrido”.

Pero en fin, todo eso ya se acabó.

Y yo cada vez escribo menos y más chafa todavía, para variar.

Tengo twitter (casi ya ni lo uso), quiero abrir mi tumbrl (¿o sea…?), pero definitivamente me quedo con el blog como mi preferido, donde puedo escribir lo que me avergüenza de mí, lo que me duele, lo que odio, lo que me purga, mis cosas más piteras, mis más bajas pasiones (ay, ni a eso llego, la verdad).

-Sí, otra cosa que he descubierto gracias a la introspección de mi blog es que hasta mi lado chafa que vengo a ventilar por acá está bien pitero. Ni a bajas pasiones llego ni tengo secretos así oscuros ni vengo a demostrar mis grandes talentos ocultos ni nada por el estilo.

Es simplemente mi perenne parte inmadura y cursi y berrinchuda y párale de contar.

-También descubrí que así como digo una cosa, digo otra: Odio a la gente, y amo a la gente.

El mundo me vale verga y el mundo me duele hasta las  venas.

Quiero estar sola, me gusta estar sola, puedo estar sola, y a veces no quiero estar sola. O siempre, no sé. Digo, si de veras quisiera estar sola no habría abierto un blog, en primer lugar. Estuviera escribiendo esto en un cuaderno que guardaría bajo llave en mi baulcito del tesoro.

Por cierto, últimamente se ha intensificado esta sensación: cuando estoy con amigos, o en buena compañía, me descubro queriendo estar sola, en mi cuarto, en un bar, en un café con un libro, en el jekemir de Regina en una mesa sobre la calle, mirando a la gente, caminando, etcétera. Puedo imaginármelo con tanta intensidad, “ah, qué bonito”, pienso y me fugo. Y cuando estoy sola, me imagino en buena compañía “ah, si estuviera fulanito conmigo, cuántas cosas le contaría y me contaría y nos reiríamos a toda carcajada”.

-Estoy loca.

-Y bueno, no precisamente gracias al blog, pero en el último año ha sido el más especial de mi vida hasta ahora. La loquera empezó a dar frutos, el blog, la escuela, muchas cosas se acomodaron en mi cabeza, me cayeron veintes muy cabrones, el desierto, encontré Maestros así con mayúscula que me ayudaron a madurar un poco o un mucho.

Cambié. Más para bien que para mal.

Y mi blog me ha acompañado en todo eso. Y aunque es mi parte vergonzosa y mi patito feo, no puedo renegar de eso. ni venir a hacerme la seria y madura y “sólo hablo de altos temas culturales porque ya crecí”. Además, ya estoy acostumbrada a la ezquizofrenia, qué más da seguir pasando por “normal” allá afuera y venir aquí a seguir hablando conmigo misma y sacar mi eterno lado adolescente de “elmundomeodia”.

Sonrisas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sabandija se busca y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Aniversario de mi blog

  1. Que gusto leerte, y cánto coincido contigo.
    Si, todo así, yo ni siquiera se que el tumblr, pero el fecebook estaba robándome del blog y es tan efímero, chafa, no se llega a decir nada en realidad, yo amo los blogs y muchos siguen bien vivos.
    Ha sido un gusto conocerte y si no nos, hicimos las más grandes amigas pienso que si tocamos algo, un punto de amistad, y me da gusto.
    Te sigo, te leo,
    un abrazo.

  2. Elías Robles (profesor Saile Selbor) dijo:

    Hola: Acabo de entrar en su página por curiosidad y he seguido en ella porque su contenido me ha agradado.
    Le invito a visitar la mía y a que me dé su opinión.
    Reciba mis felicitaciones y un cordial saludo

  3. Ross dijo:

    Primero, felíz cumpleblog
    Luego, aunque uno escriba cada vez menos, aunque exista feis y cosas de esas, a pesar de eso yo también prefiero mi blog =P
    Por último, me gusta tu blog, aunque escribas menos, yo espero tus post ok.

    Un saludote Becka

  4. dijo:

    Gracias por sus comentarios. Nahuatl, dichosa tú que no sabes qué es el tumbrl, ¿será que tengo mucho tiempo libre o que soy una ociosa o ambas? Sí, definitivamente tocamos algo, qué grato que lo digas. Siempre pienso en ti y deseo que sigas buscando qué quieres, y que vayas a donde tu corazón diga, aunque el proceso de averiguar lo que uno quiere está muy cabrón. Abrazos de regreso.
    Ross: sí, vivan los blogs. Y yo tampoco dejo de leer tus posts, aunque tú sí que escribes poco, viajera. Un saludote también, Ross 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s