Just let me go, Alejandro

Como esa sensación, en los sueños, cuando quieres gritar y entonces gritas y la voz no sale de tu boca, nadie te puede escuchar y por más que grites no sale ningún sonido.

Como cuando estás platicando y entonces no falta quien para cualquier tema suelta toneladas de datos históricos: fechas, nombres, lugares, apodos, fechas fechas fechas.

Nunca se  me ha dado eso de memorizar datos y fechas, otra razón para sentirme fuera de lugar en las conversaciones que van por la senda de “la historia son datos” y “ser leído es recitar nombres y fechas de nacimiento y muerte y lugares y fechas de publicación y así” y, faltaba más, recitar poemas o párrafos enteros de la novela preferida, ay qué bonito.

Lo importante no es memorizar fechas y datos, sino intentar comprender lo que ello significa. El contexto, las circunstancias, el Tiempo.

Digo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sabandija se busca y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Just let me go, Alejandro

  1. Bob dijo:

    R,

    a diferencia del tono común de los encuentros (y desencuentros, sobre todo) en la brecha entre el mundo real y el que no te pide un password para entrar (o también podríamos decir, detrás y frente a la pantalla, pero eso me suena como a becario de Letras Libres), lo que me fascinó del nuestro fue que ocurrió antes de leer tanto este http, por lo que cada vez que le lanzas bolas de boliche al mundo pienso ‘R, tan correcta, tan linda y tan tranquila, ¡y mira cómo lanza! Eso me gusta. Mucho.

    Lamento no entrar tanto aquí (no me estoy disculpando, digo lamentar de ‘arrepentirse’), porque eso me obliga a quedarme horas cada cierto tiempo. ¿Sabías que el 80% de mis posts este año son programados? Prometo no hacer nada al respecto.

    Amé tu comentario, te iba a retweetear que ‘igualmente’, pero sólo sería verdad en 50% máumeno. Tendrás (o no) que adivinar cuáles sí y cuáles no.

    Besos y abrazo,

    bob

  2. dijo:

    Ya adiviné, de veras 😉
    Cuando comentaste, yo estaba en el desierto, en el desierto en el desierto en el desierto. Qué bonito, yo en el desierto, en un encuentro con lo que más me duele y con lo que me hace feliz, y tú comentando.
    Abrazos de regreso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s