Pinky y cerebro

Pues con la novedad de que mis maestros y compañeritos de foto armaron un club fotográfico de pinky y cerebro, del cual fui nombrada ilustre tesorera, por dios. Es la cosa más hilarante del mundo (el club y que yo sea tesorera), muero de la risa cada vez que hay sesión. No me tomen a mal, la intención es buena y supongo que era el paso natural para los que ya se creen fotógrafos, pero es que nomás de saber su objetivo primordial: “grupo de fotógrafos profesionales que generan producción para montar exposiciones en galerías de todo el país” y blablablá. Nomás les faltó “al infinito y más allá”. Qué risa “fotógrafos profesionales”. Qué sorpresa enterarse que a miserables seis meses (o sea, unas cuantas clases) de tomar clases de foto, uno ya se convierte en “profesional” no mames. Yo pensé que era broma y hasta ternurita me dio cuando una compañera, al terminar las clases del curso, le dijo a la maestra: “pues ya sabemos fotografiar, ¿y ahora qué?”

Lo peor de todo es que tal vez,  tal vez,  funcione. O podría funcionar. Porque tenemos como padrinos a varias vaquillas sagradas de la fototeca, con efectivos contactos en galerías de todo el país.

El pequeño detalle es que yo tengo dudas inmensas sobre eso de “fotógrafos profesionales” y, además, no tengo fe en la gente.

Y la gente se encarga de confirmar mi falta de ilusión. Por ejemplo:

Las reuniones son a las cinco y todos llegan a las tantas.

NO podemos faltar, y todo mundo falta

Hay que pagar cuota para financiar nuestros maquiavélicos proyectos, y nadie paga.

En fin, nada nuevo bajo el sol.

———————-

El ilustre presidente del club, nombrado en democrática votación con tres votos a favor y dos en contra (yo fui el voto decisivo, y a los cinco minutos me arrepentí de mi fallo) ya nos ve haciéndonos millonarios y famosos, nos monta dramas con lágrimas de por medio cuando no lo apoyamos, nos doblamos de la risa con sus comentarios, es peor que discutir con una niña, “es que no me comprenden, es que están predispuestos contra lo que digo, es que…”.

Muy chistoso.

Es pintor. “¿Y qué es lo que pintas?” le pregunto. Me responde: “No, pues yo te abarco lo que viene siendo desde el Renacimiento hasta lo contemporáneo, o sea, te estoy hablando de un amplio periodo histórico…blablabla”.

Eso me gano por preguntar, y como sigo con dudas, vuelvo: “¿Y en dónde estudiaste?” -En San Carlos.

Perdón, pero mis prejuicios hacen que con esa respuesta recupere puntos perdidos. Le concedo el beneficio de la duda, por si lo tenía con el pendiente.

—————

He estado sacado fotos frenéticamente (bueno no,  bueno, dependiendo de qué entendamos por “frenéticamente”) en rollos b/n, a color, y con mi fiel celular que saca fotos bien bonitas. Ya hice mis primeras impresiones en cianotipo, pude calcular el tiempo a pesar del día completamente nublado. La nitidez con la que se aprecian los detalles, las texturas, la gama de luces, qué impresión, mejor que en formato digital.

Ayer salimos sin rumbo fijo a pasear por el campo, cámara en mano. Descubrimos lugares preciosos con arbolitos y plantitas y lagunitas y así. Necesito regresar la semana  próxima, por las fotos que faltaron.

No me hago ilusiones. La fotografía es como la escritura. Todos escribimos, mientras no  seamos analfabetas. Pero de ahí a ser escritores…de ahí a escribir una obra de arte. Y con la fotografía lo mismo o peor: todos podemos hacer fotos hermosas, sobre todo con todo lo digital (y no hay más que ver flikr o tumblr), pero, ¿dónde empieza la Fotografía?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sabandija se busca y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s