Y del exhibicionismo

Y del exhibicionismo…

Y del exhibicionismo…

A ver, pepinillos, voy a tratar de entenderlos, voy a realizar un esfuerzo sobrehumano para entenderlos y hablar con ustedes.

…………………………..

No, pues qué flojera, ¿eh? Pero bueno, ahí va

Pues según yo, la cosa está muy simple: me dicen sus  pubertas insinuaciones y yo ni caso. Ahí debería terminar todo. “No, gracias”. Ok, chau, next.

Pero mi gran intuición me dice, que después de dos años que siguen chingando, como que no entienden el mensaje o entonces no era pregunta ni proposición ni soy un interlocutor con voluntad propia ni nada o qué onda.

Cómo les explico que ni siquiera se me ha ocurrido que es en serio. Por eso me río, me sonrío, los ignoro, muero de la risa, digo no gracias, ahí luego, ora que me entre la crisis de la menopausia, ora que se acabe el mundo… en fin, ¿alguna vez se han espantado un mosquito? Seguro sí, pero ni se acuerdan, ¿a poco no? Yo a veces ni me los espanto, soy consciente de la ecología y la cadena alimenticia y la función que todos los animalitos tienen y hasta me dan cosquillitas agradables y pasajeras.

Cómo les explico que ni siquiera me enojo porque ni siquiera llega a ser acoso lo suyo.

“Es que tú serías una ex ce len te amante, la amante perfecta” Ayayayayay, no mames, mis compañeritos patibularios de la secu patibularia tenían frases mejores, no mames. Y ahora resulta que hasta adivino resultaste, no mames. Y cómo te explico que a mí no me educaron para ser amante de nadie; en todo caso, para tener amante, pero ya estoy hablando de cosas muy complejas, ¿veá?

Me regreso, pues.

Bueno, observando atentamente sus usos y costumbres puedo confirmar que lo suyo no es acoso. Que es cosa de todos los días y todos tan contentos (oye tú ¿neta sí eres el padre del engendro de la monita esta, o quién es, o siguen con la duda?). OBVIO no importa estado civil ni otros detalles técnicos. Y aquí tengo que reconocer que, efectivamente, estar casado o comprometido o arrejuntado no tiene absolutamente nada que ver con acostarse con un tercero y un cuarto y un enésimo.

Pero cómo les explico que en mi caso a lo mejor sí cuenta. Cómo les explico que en mi caso a lo mejor sí estoy casada porque quise. Y yo no necesito hablar de él ni tengo la fotito en mi cartera ni en mi celular ni mamadas por el estilo. Cómo te explico que das toda una cátedra de mal gusto con las fotitos de tu esposa santa y tus engendros en el cel y en tu cartera al tiempo que  me hablas de vamos a coger, digo, a comer.

Y no, no voy a hablar de amor, no os espantéis, también reconozco que aquí el amorts no tiene nada que ver.

Y por supuesto que sí podría acostarme con alguien más, pero hasta ahora no se me ha dado la gana. Y cuando se me dé la gana, yo sabré cómo y con quién, pero ahí estaríamos hablando de Coger así con mayúsculas con alguien que la tenga más grande que Ratita (o sea imposible), y ustedes cuando mucho llegan a copular nomás.

Ya me imagino.

Y estar casada no tiene nada que ver, en efecto, pero cómo les explico que ni soltera ni desesperadísima ni en el desierto me acostaría con ustedes. Ni de broma. Bueno, si solamente quedaran ustedes como opción, preferiría no hacerlo. O preferiría usar un consolador y mil madres más que existen para no caer tan bajo con especímenes de su calaña. O darme baños de agua helada, o convertirme al misticismo, o volverme frígida, o esquizofrénica (más), o flagelarme sangrientamente y así. No, es que nomás de verlos a diario, corro el peligro de convertirme en una frígida monumental, de veras.

Y lo que es mejor (o peor), apostaría (fíjense bien, tiempo hipotético, así que no digan “órale, vamos a probarlo”) lo que sea a que disfrutaría mil veces más con un consolador región cuatro que con ustedes. No, es que ya me imagino ¿cuánto durarán? (y ya sé que el sexo no es cuestión de tiempo ni tamaño pero ustedes NO lo saben, he ahí la cuestión). No, es que ya me imagino, ¿misionero? (y ya sé que el sexo no es cuestión de posiciones, pero ustedes no lo saben). Ah, no, seguro sí saben otras que claro que me las harían a mí, porque con su esposa es la de misionero y con las putas, las demás.

Porque claro que todas las mujeres somos unas putas, menos su mamá y sus hermanas. Nomás que yo soy una puta apretada, pinche vieja, qué se cree que se hace tanto del rogar, si ya todas se acostaron conmigo.

¿Y si les confieso que en mi vida solamente me he acostado con Ratita? Uy no, si el deporte nacional de las putas es acostarse con lo que se mueva, sobre todo si son casadas (aclaración: no tengo nada en contra de las viejas que se acuestan con lo que se mueva, pero estoy hablando con estos pendejos).

Oiga, y usted que lleva tantos años casado… -No, pues tú tienes que estar disponible cuando y como quiera tu esposo, y además hacerlo con quien puedas, porque diario lo mismo, pues no…así que cuando se te ofrezca… Eso me gano por preguntar…

Les tengo una palabra:

IN SUL SOS

(palabra en color rojo fosforescente, sólo que me dio hueva ponerle color en la computadora)

Ya sé que no saben el significado, sería demasiado pedir. Pero no hace falta que vayan al diccionario, sólo véanse en el espejo y tendrán la definición exacta.

Es que hay gueyes tan jodidamente atractivos que los ves y ya te mojaste, o de plano ya te viniste, pero con ustedes uno se muere de la risa y de la penita ajena.

Iuc.

Pero para que vean que puedo apreciar las cosas en su justa dimensión, tengo que reconocerles que tienen una gran autoestima, confianza en su físico y no se dejan vencer ante la negativa de los demás. Me levanto y aplaudo. Porque eso de tener la gracia de una rana atropellada y dos neuronas que apenas si logran hacer sinapsis,  jugar a los galanes de televisa región cuatro, y aun así no amilanarse ante “no’s” e indiferencias y risas burlonas, eso sí que es admirable.

Ojalá yo tuviera un ápice de su autoestima y de su fuerza de voluntad. No que yo, ante la sola idea del rechazo, me pongo emo y me sumo en la inmovilidad total.

Para resumir y acabar de una vez con este vergonzoso tema, TODOS estamos de acuerdo: hablamos de sexo. pero ustedes confunden sexo con coito insulso, y yo querría Sexo con mayúsculas, si estuviéramos hablando de una buena cogida entonces sí me pondrían a pensar y chance, chaaance, chaaaaaance, pero no.

Además, primero los mandaría desinfectar, hacerse análisis de vih, gonorrea, ladillas y todas las plagas habidas y por haber y, de pasarlos, tendrían que hacerlo sin abrir el hocico para soltar sus pendejadas monumentales.

(La neta la neta la neta, lo que pasa es que a mí el sexo me da una hueva impresionante, la verdad)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sabandija y el pueblo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s