Un mundo nos vigila

Yo también prefería ver lo que pasaba en las butacas, y no sólo lo del escenario.

——————–

Lo que me encanta de las reuniones familiares, son comentarios como éste: “pero qué gorda que está fulanita, qué horror. -La última vez que la vimos ya estaba gorda, pero ahora de plano está que se desparrama…” mientras la fulanita en cuestión se pavonea alegremente y saluda con singular alegría y presume de la enésima dieta exitosa que está llevando.

No me malinterpreten, amo a mi familia, son gente entrañable y complicada, como debe ser, pero en las reuniones, proporcionan hartos momentos kodak como el que cito. Y por eso voy.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anécdotas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s