De la lista interminable de cosas de este mundo que no entiendo:

Comparar precios en toooooodas las librerías para ver en cuál de ellas está más barato equis libro. Clásico que todos mis compañeritos y amiguis de la facultad lo hacían “no, pus la ética de Spinoza  en trotta en Gandhi cuesta tanto (con pesos y centavos), en el fondo tanto, en el sótano tanto, en el parnaso tanto, en la  parroquial tanto, en el péndulo tanto, no, pero en la gandhi de quevedo tanto, pero en la de las lomas tanto y hay un montón porque en las lomas nadie compra esos libros, así que iré a las lomas a comprarlo” con una sonrisota triunfal, presumiendo su enorme astucia.

Qué pinche memoria tan prodigiosa tienen ¿no?

¿Y cuál es el promedio de los mentados descuentos? Unos cuantos pesos de diferencia, lo cual resulta todavía más ridículo si tomamos en cuenta lo que tuvieron que gastar en realizar el tour por toda la ciudad.

O sea, de verdad, explíquenme por el amor de dios, si de lo que se trata es de ahorrar una lana ¿cómo es que se gastan pasajes de metro y camiones o gasolina o suelas de zapato en peregrinar por todas las librerías? ¿Qué no sale al revés y gastan más de lo que pretenden ahorrar? No, y eso por no hablar del tiempo que invirtieron, que si nos ponemos mamertos (ejem, más), yo les preguntaría ¿y qué es más valioso: el tiempo o los pinches pesos que pretenden ahorrarse? Neta, no entiendo.

Y siempre lo hacían y lo siguen haciendo y además era de los temas más emocionantes que tenían bajo la manga, experimentaban casi el orgasmo cuando te hablaban de sus visitas a las librerías y sabían de memoria todos los precios en cada una. Eso sí que me parece friqui.

Una palabra (bueno, dos):

No ma-men

En todo caso habría que buscar en librerías de viejo o en el callejón de minería o en tianguis o en balderas y así, pero ahí es de ir a ver qué te encuentras (emoción de verdad, ¡yujuuuuuu!, ajá), y sí hay baratos y joyitas y ediciones agotadas y así, es cuestión de esperar, dejar que el libro te encuentre y blablablá.

Y ya.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sabandija quejica y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De la lista interminable de cosas de este mundo que no entiendo:

  1. Ross dijo:

    Algo similar hacen algunas señoras del rancho que prefieren ir a comprar carnes frias, quesos, verduras, etc hasta los mercados o tiendas del centro porque es mas barato. Creo q no se dan cuenta que en puros camiones se les van como minimo 20 pesotes jajaja, tienen que cargar con tanta cosa, aguantar el caloron y perder tiempo. Vaya ahorro.

  2. dijo:

    ¡Tienes toda la razón! Aquí también y hasta peor: todos van a “México” (traducción: df) a comprar cualquier cosa porque es más barato!!!!!! ¿Y el pasaje del camión que ya está carísimo? todo el día de viaje, se exponen a asaltos, mallugones en el transporte, calor, etc, etc, etc?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s