Demonio

El demonio regresó después de irse por muchos días. Me sentía huérfana de hija, resignada a hacerme a la idea de que había sido atropellada, asesinada y no sé qué más (chin, ahora que la acaban de esterilizar). Pero volvió sana y salva, sin una mota de mugre. Seguro cuando se asomó a la calle la raptaron y la llevaron a otra morada vecina. Ahora ya no sale de los confines de la casa.

Lástima, lo traviesa no se le quitó para nada, a pesar de su carita de no rompo un plato.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anécdotas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Demonio

  1. Karimga dijo:

    ¡Qué linda gatita! Sí que tiene cara de “no-rompo-un-plato”
    Saludos, K

  2. dijo:

    Sí, K, es una de mis cinco hijit@s !!!! No es nada huraña, a cualquiera se le acerca, es muy cariñosa pero da una lata impresionante.
    Saludos de regreso! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s