Más sobre Trabajando un día particular

Hace mucho pero mucho tiempo vi una película. No recuerdo su nombre, pero era española. No desarrollaba una trama, era como teatral el asunto. Eran unos ex esposos. Ella era actriz. Él la espera en su camerino para hablar, después de muchos años de haberse divorciado y no verse. Y toda la película es su diálogo en el camerino. Y a través de sus palabras te enteras de todo: él se divorció porque se enamoró de una joven, y fracasó y ha estado solo muy solo. Y ella sufrió su abandono y tampoco encontró a nadie y blablablá. Hablan y hablan y tratan de encontrar qué diablos les pasó y por qué y cómo.

Y hablan del amor, del sexo, de la vida, de la soledad.

Y se dan cuenta de que nunca se conocieron, que todo era una fachada y ni siquiera ellos mismos lo sabían. Se dieron cuenta de que siempre tuvieron miedo. Descubrieron con horror que todo, empezando por nacer, fue malentendido tras malentendido. Que sus decisiones no fueron suyas, que no eran ellos, que sí pero no.

Que no se conocieron, que no se amaron, que pudieron haberse amado hasta la muerte, pero el miedo se los impidió.

Que habían sido el uno para el otro, y por mil cosas no lo pudieron ver.
Y, en el punto más intenso, él se pone a gritar con gran dolor y coraje, haciendo cimbrar las paredes del lugarcito:

!Nos han estafao! !Nos han estafao!!!!!!!!!! !Nos han estafao!!!!!!!!!!

Horrible.

Nunca se me ha olvidado.

De hecho, cuando la vi  ni le entendí porque todavía era puberta. Entendía las palabras, entendía la desesperación, sabía de lo que hablaban, pero no comprendía. No podía comprender, por la falta de experiencia y blablablá, porque todavía ni tenía novio y estaba plenamente convencida de que no quería casarme nunca de los nuncas y para acabar pronto todo el mundo adulto me era totalmente ajeno.

Pero se me quedó profundamente grabado. Y ahora la recuerdo más que nunca, supongo que porque ahora ya puedo comprender. Cuando tienes sexo comprendes así de golpe mil cosas de la vida, cuando te casas zaz otras mil, cuando te divorcias supongo que zaz otras mil, cuando tu padre muere zaz otras mil así de golpe, en cuanto nace un hijo -Martin Amis lo dice y le creo- en ese mismo instante zaz otras mil.

Ya sé que siempre que haces el amor o que miras a los ojos a alguien o que vas de la mano con alguien o que hablas con alguien, está el discurso de Mussolini de fondo, el de Stalin, el de Hitler, el del Papa, el de los simpsons, los pitufos, bob esponja y todos los que se me olviden.

¿Cómo encontrar tu margen de acción? ¿Cómo saber si la pregunta es “me han estafao” o “he sido estafao” o “me he dejado estafar” o “ni siquiera sé que me han estafao”?

No estoy peleada con la existencia del discurso, de LOS discursos de fondo.

Es sólo que quiero seguir siempre dibujando ventanas en las paredes, todas las ventanas que necesite, en vez de hacerlas retumbar a gritos a destiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sabandija se busca y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Más sobre Trabajando un día particular

  1. Doña M dijo:

    Es curioso… lamentable a veces, cómo hay imágenes que vemos de muy niños y nos persiguen toda la vida. Yo recuerdo haber visto aquella película de Buñuel donde, por temas de presupuesto o pleito con las actrices, la protagonista es interpretada por dos personas distintas.

    ¿Será que Buñuel quería decirnos que la monogamía es una ilusión? ¿Será que no quería decirlo pero que lo sentía? ¿La monogamia, será una ilusión?

    Entre eso y que conforme vamos creciendo, los seres humanos somos distintos de lo que habíamos sido en nuestra infancia, ¿quién carajos sigue casado con la misma persona a la que le dijo: sí, acepto?

  2. dijo:

    Pues sí, M, diario (bueno, casi) me lo pregunto yo también, y no encuentro respuesta, supongo que cada quien tendrá una y no la misma toda la vida. Quiero pensar que en la medida en que me lo pregunto, puedo seguir con Ratita, y tal vez cuando ya no me me lo pregunte, será hora de continuar sola. No sé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s