Gaga, Vogue, Diversidad, Diseño, Mate, Kitty

Acabo de conocer a Monsieur Noir en una reunión muy agradable con varias personas conmovedoras.

Conmovedoras.

Me pregunto dónde y cómo estaba yo hace diez años. No.

Me conmueve lo genuino, lo auténtico (el talento), el criterio, la alegría, el entusiasmo.

Bromeamos con que  nos íbamos a tomar foto con él y pedir autógrafo para presumirlos dentro de unos años. No lo hicimos. No importa. Lo conocí. Es una palabra muy grande, pero sí, lo conocí. Me dolió la quijada de sonreír tanto al escucharlo y verlo, es algo que no puedes evitar.

Momentos como estos, encuentros como estos, son los que me reconcilian con la vida.

No es por la juventud que yo no tuve ni quise tener, no es por la inteligencia que no tengo, no es por el talento que no poseo, no es por la alegría que sólo logro atisbar, no es por las palabras que no fluyen sino que entran. No importa, rozar todo eso me conmueve, es la parte que me toca, es mi forma de participar.

Y también está Laura, de este lado de la pantalla. Y Fer -pinche Fer, me debes la ida a las luchas-. Y las de la clase de foto. Y Lalo. Y Artemio. Y Salomón.

Me falta tiempo, me falta espacio.

Es tarde, ya tengo sueño.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sabandija & the city. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s