Árbol en invierno, árbol en primavera

Hay días…

Normalmente soy feliz, en serio, pero hay días…

Normalmente muero de la risa con cualquier simpleza a carcajada limpia, pero es que hay días…

O a lo mejor sería más exacto decir: pero hay momentos…

(Lo malo es que los “momentitos” luego me duran el 99.9 por ciento de mi tiempo, pero neta soy feliz)

Decía, entonces, que hay momentos en los que tengo cara de nadie se me acerque

Hay momentos en que tengo expresión de hastío infinito.

Hay momentos en que, contrario a mi costumbre de manejar con toda corrección (que no tiene nada que ver con la velocidad, por favor), me dan ganas de gritarles a los peatones:

-¡Órale, cabrón, mueve tu gordo trasero, que no estamos en Suiza, ubícate!!!!!

Y me paso los semáforos en amarillo, y no cedo el paso a nadie y así.

Hay días en los que una de las jefas mayores se cruza en mi camino (maldita sea, cómo no me fijé para cambiar de ruta a tiempo) y, cuando hace el intento de saludarme de beso, contrario a mi habitual buena educación y total hipocresía laboral, yo, rápidamente, la saludo primero sólo con la voz y le digo: ¡Que pase bonito fin de semana!

Y el resto de la tarde me parece más habitable.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sabandija quejica y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Árbol en invierno, árbol en primavera

  1. No te comento siempre, pero te leo.

  2. Bere TOT dijo:

    jajaja, me imagine clarito al del trasero gordo.

    Hay días en que hay que estar de malas para recordar lo bien que sabe la felicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s