Narciso. Pobrecitos pero qué miedo, dios me libre

(A veces me pregunto, en el fondo y con miedo: ¿por qué les tengo tanto miedo, al grado que con sólo mirar a alguien durante un segundo puedo decir si es malo sin equivocarme casi?)

Todos podemos tener una parte perversa. Un perverso narcisista, por contra, sólo se construye a sí mismo al saciar sus pulsiones destructoras.

Alberto Eiguer: “Los individuos perversos narcisistas son aquellos que, bajo la influencia de su grandioso yo, intentan crear un vínculo con un segundo individuo, atacando muy especialmente su integridad narcisista con el fin de desarmarlo. Atacan asimismo al amor hacia sí mismo, a la confianza en sí mismo, a la autoestima y a la creencia en sí mismo del otro. Al mismo tiempo, intentan, de alguna manera, hacer creer que el vínculo de dependencia del otro en relación con ellos es irreemplazable y que es el otro quien lo solicita”.

Los perversos narcisistas son considerados como psicóticos sin síntomas, que encuentran su equilibrio al descargar sobre otro el dolor que no sienten y las contradicciones internas que se niegan a percibir. No hacen daño ex profeso; hacen daño porque no saben existir de otro modo.

Otto Kernberg: “Los rasgos sobresalientes de las personalidades narcisistas son la grandiosidad, la exagerada centralización en sí mismos y una notable falta de interés y empatía hacia los demás, no obstante la avidez con que buscan su tributo y aprobación. Sienten gran envidia hacia aquellos que poseen algo que ellos no tienen o que simplemente parecen disfrutar de sus vidas. No sólo les falta profundidad emocional y capacidad para comprender las complejas emociones de los demás, sino que además sus propios sentimientos carecen de diferenciación, encendiéndose en rápidos destellos para dispersarse inmediatamente…”

Su vida consiste en buscar su propio reflejo en la mirada de los demás. El otro no existe en tanto individuo, sino solamente como espejo. Un Narciso es una cáscara vacía que no tiene una existencia propia; es alguien falso que intenta crear una ilusión que enmascare su vaciedad. Su destino es un intento de evitar la muerte. Se trata de alguien a quien no se ha reconocido nunca como un ser humano y que se ha visto obligado a construirse un juego de espejos para tener la sensación de que existe. Como en el caso del caleidoscopio, por mucho que este juego de espejos se repita y se multiplique, el Narciso no deja de estar formado por el vacío.

El Narciso, al no disponer de sustancia, se “conectará” al otro y, como una sanguijuela, intentará sorber su vida. Al ser incapaz de establecer una relación verdadera, sólo puede crearla en un registro “perverso”, de malignidad destructora. Indiscutiblemente, los perversos sienten placer enorme y vital al ver sufrir y dudar a los demás, del mismo modo que gozan al someterlos y humillarlos.

Los perversos narcisistas son invadidos por “otro” y no pueden prescindir de él. Ese otro no es ni siquiera un doble, el cual tendría una existencia propia. Es simplemente un reflejo del mismo perverso. De ahí la sensación que tienen las víctimas de que se las niega en su individualidad. La víctima no es otro individuo, sino simplemente un reflejo. Cualquier situación que pueda poner en tela de juicio ese sistema de espejos que enmascara el vacío sólo puede implicar una reacción en cadena de furor destructivo.

Son insensibles. No tienen afectos. ¿Cómo podría ser sensible una máquina de reflejos? De este modo, no sufren. Sufrir supone una carne, una existencia. NO tienen historia porque están ausentes. Sólo los seres que están presentes en el mundo pueden tener una historia. Si los perversos narcisistas se dieran cuenta de su sufrimiento, algo nuevo empezaría para ellos.

Son individuos megalómanos que se colocan en una posición de patrón de referencia del bien y el mal y de la verdad.

Los perversos entran en relación con los demás para seducirlos. A menudo, se los describe como personas seductoras y brillantes. En la lógica perversa, no existe la noción del respeto al otro.

Cuando un perverso percibe una herida narcisista (una derrota o una repulsa), siente un deseo ilimitado de obtener una revancha. No se trata, como sería el caso en un individuo colérico, de una reacción pasajera y desordenada, sino de un rencor inflexible al que el perverso aplica todas sus capacidades de razonamiento.

Por razones que dependen de su historia en los primeros estadios de la vida, los perversos no han podido realizarse. Observan con envidia cómo otros individuos disponen de lo necesario para realizarse. Pero no se cuestionan, e intentan destruir la felicidad que pueda pasar cerca de ellos. Prisioneros de la rigidez de sus defensas, intentan destruir la libertad. Al no poder gozar plenamente de sus propios cuerpos, intentan impedir el goce del cuerpo de los demás, incluso el de sus propios hijos. Al ser incapaces de amar, procuran destruir con su cinismo la simplicidad de una relación natural.

La envidia es un sentimiento de codicia, de irritación rencorosa, que se desencadena a raíz de la visión de la felicidad y las ventajas del otro. La envidia comporta dos polos: por un lado, el egocentrismo y, por otro, la mala intención, que se basa en las ganas de perjudicar a la persona envidiada. El envidioso lamenta ver cómo el otro posee ciertos bienes materiales o morales, y desea destruirlos antes que adquirirlos. Si los adquiriera, no sabría qué hacer con ellos. No tiene los recursos necesarios para ello. Para vencer la distancia que lo separa del objeto codiciado, el envidioso se conforma con humillar al otro y envilecerlo. El otro adopta de este modo los rasgos de un demonio o de una bruja.

La apropiación es la continuación lógica de la envidia. Los perversos narcisistas se apropian de las pasiones del otro en la medida en que sienten pasión por ese otro o, más exactamente, se interesan por ese otro en la medida en que detenta algo que les podría apasionar. Así, podemos ver cómo muestran un gran corazón y, a continuación, unos desaires brutales e irremediables. Los perversos absorben la energía positiva de quienes los rodean, y se alimentan y se regeneran con ella. Y luego vuelcan sobre ellos toda su energía negativa.

Los perversos agreden al otro para salir de la condición de víctima que conocieron en su infancia. En las relaciones que establecen, esta actitud de víctima les sirve para seducir a aquellas personas que pretenden consolar o reparar, antes de arrinconarlas en una posición de culpabilidad. Cuando tienen que separarse, los perversos se presentan como víctimas que han sido abandonadas. Esto les asegura el mejor papel y les permite seducir a un nuevo compañero consolador.

Desafiar las leyes es lo propio del perverso. Su objetivo es confundir a su interlocutor mostrándole que su sistema de valores morales no funciona, para luego conducirlo hacia una ética perversa.

Durante su infancia, y a fin de protegerse, los perversos tuvieron que aprender a separar sus partes sanas de sus partes heridas. Por esta razón, siguen funcionando de una manera fragmentada. Su mundo se divide en lo bueno y lo malo. Proyectar todo lo que es malo sobre alguien les ayuda a sentirse mejor en sus propias vidas y les garantiza una cierta estabilidad. Los perversos temen la omnipotencia que imaginan en los demás porque se sienten impotentes. En un registro casi delirante, desconfían de los demás y les atribuyen una malevolencia que no es más que una proyección de su propia maldad.

Si esta mecanismo resulta eficaz, el odio que proyectan sobre un blanco al que convierten en presa es suficiente para aplacar sus tensiones interiores, lo que les permite mostrarse como una compañía agradable en otros lugares. Esto explica la sorpresa, o incluso la incredulidad, de las personas que se enteran de las acciones perversas de una persona cercana que hasta ese momento sólo había mostrado su lado positivo. Las pruebas que presentan las víctimas no parecen creíbles.

Marie-France Hirigoyen: El acoso moral. El maltrato psicológico en la vida cotidiana, Paidós, 1999.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y lecturas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Narciso. Pobrecitos pero qué miedo, dios me libre

  1. huye corzo! dijo:

    Parafraseando a Aritóteles: El mal se dice de muchas maneras. El perverso es el mismo que tortura en la PGR o en Treblinka, en el gulag, a nombre de Ala o de Cristo. Lo más escalofriante es que cualquiera de ellos viva cerca de ti.

  2. Lear dijo:

    Caray, este libro sí que es deprimente. Está para leerlo y pegarse un tiro, y no sólo por lo que dice, sino por lo que ejemplifica.

  3. adriana dijo:

    El libro y autor describe exactamente el proceder perverso. horrible son sus consecuencias!!!….porfavor deténganse a pensar si están con alguien asi,,,,lágrimas negras correrán por tu rostro si no te das cuenta a tiempo de un hombre asi!!!!,..todo lo que toca cerca lo rompe ..(es un decir),,,absorbe tu energia ..felicidad….autoestima y lo que es peor y mas doloroso la de tus hijos!!!…se regodean de hacerlo!!….mas asesinos!!!…de los de que te puedes imaginar!!!….cuidate ..no te asustes…pero DESÍERTA!!!!!!!!!!!!!…pide ayuda!!!!!

  4. AUREA GOMEZ RAMIREZ dijo:

    Vivo con un perverso, me he dado cuenta por que desarrolle un transtorno mental, afortunadamente me dí cuenta y ahora estoy en tratamiento psicológico y espiritual es muy intenso y muy duro, las consecuencias son devastadoras. Cuidense mucho de este personaje.
    Marisa- Perú

  5. Shania dijo:

    La solución es poner tierra de por medio, y si se da en una relación de pareja cortar por lo sano. Al ser incapaces de verse a si mismos o de empatizar con el dolor ajeno ATENCIÓN NO CAMBIAN, lo digo por experiencia propia, no saben lo que son ni son conscientes del daño que hacen porque la culpa de la situación siempre es del otro y no de ellos, ya que se hayan en posesión de la verdad y de la lógica, asi que no tienen capacidad para crecer o madurar como personas.Están condenados a vagar así por la tierra, dependiendo del reflejo de los demas para existir y destruyendo a quien admiran o envidian.

  6. lucia dijo:

    y que me dicen si este tipo es psicologo ?. Conocí a esta especie subhumana, pero se esconde detras de este titulo y es muy respetado en los circulos academicos. nadie me creeria si lo cuento, estoy en pleno contacto cero con este individuo pero al leer esto temo represalias………..!!QUE HAGO!!!!!!

    • Miriam dijo:

      Si, imagino de quien hablas. Yo tuve una sola consulta con esa persona. Increible!!! Lo conté a gente del área psi (con que me vinculo) no lo creyeron. Lo atribuyeron a lecturas mías. también conocí a una mujer que se trató con esta persona y se horroriza de solo recordarlo. Si imagino de quien hablas. Si te sirve…. A mi me sirvió tu comentario

  7. Cris dijo:

    Buenas; gracias a la lectura sobre libros asi y una buena psicóloga me pude dar cuenta de la persona que eatba a mi lado, era el
    Demonio.
    Me hacia creer que me estaba volviendo mala . que tenia un gran problema. Vamos que me absorbió mi energía.
    Ahora estoy saliendo de este agujero poco a poco.
    Tenemos una niña de 12 meses y realmente no siente mar por ella. Ni el mas minimo signo de interés por ella.

  8. Yo también estuve con alguien así, 4 años. Es muy triste si no fuera un perverso narcisista sería un ser lleno de cualidades, pero tiene esa mierda dentro que no le permite ser feliz y además le lleva a destruir sin ninguna piedad a todas las buenas personas que se le acercan. Me quedan las dudas de si me quiso (lo disimulaba tan bien que me cuesta creer que no) y de si se siente feliz realmente (el siempre dice que el egoismo es su opción vital y que es feliz así). Pero últimamente intento no pensar en él, me quedé sóla pero al menos cuando me levanto sé que nadie va a machacar mi ánimo ese día, mi felicidad depende sólo de mí y ya no he vuelto a tener angustias ni a sentir como se me retorcían los ovarios, ni a escuchar que soy un desastrillo. Se que el día que encuentre otra persona esta vez sana con la que compartir la vida el ya no será más que un triste recuerdo, pasará de serlo todo a no ser nada. Me costó 4 años separarme de él, 4 años¡¡¡ pero pienso que más vale tarde que nunca y que al menos ahora soy libre. Es duro asumirlo, pero debe ser cierto, NO CAMBIAN (si acaso a peor a medida que ganan confianza en tu dependencia) y menos aún a base de amor como nos gusta creer a veces, es duro pero si aún estás atrapada por uno de estos pseudohombres ,DÉJALO y mejor hoy que mañana¡

  9. alejandra dijo:

    yo me case con un narciso perverso furioso, la verdad que he pensado hasta en suicidarme, hay epocas en que me ama y de pronto me grita y humilla sin ninguna rzon, pero no se por que sigo con el, porfavor necesito ayuda, por mi y mis hijos que le temene

  10. claudia dijo:

    vengo saliendo de un matrimonio con un narciso perverso, por poco muero en el intento, me manipulo como quiso, no me di ni cuenta, me maltrato psicologicamente, a mi y mis hijos, me descalifico, en un momento llegue a pensar que estaba media loca por que me cambiaba la versión de las cosas saliendo yo siempre como culpable, el problema es que ahora que me logre ir de su lado solo quiero volver con él, sera que crean un vinculo tan grande que aun lejos uno no puede cortar, por favor agradecería un consejo

    • lucia dijo:

      No lo hagas!!!! a mí también me costó mucho dejar a mi novio, fueron muchas noches sin dormir y muchas lágrimas, pero lo logré. Busca a Dios,pídele a diario su sabiduría y no permitas que este individuo te siga destruyendo. No cambiará. No se detendrá. Mi novio rogó, lloró y suplicó que volviera con él, tres veces estuve a punto de hacerlo, pero cuando estaba más cerca de regresar volvía a maltratarme, humillarme y culparme de todo. Desperdicié horas y horas, días, semanas y meses a su lado, soportando reproches, recriminaciones y sufriendo sus castigos, sin entender qué había hecho yo para merecer ese trato. No había hecho nada, solo ser más inteligente y capaz de él, solo vivir tranquila y despreocupadamente mi vida, cosa que un narciso no soporta. Jura que te ama, pero no es cierto, te envidia y solo quiere verte destruida. Es su manera de existir, es la única manera que conoce de relacionarse y no la cambiará.

    • Susana dijo:

      La verdad es que yo estoy en tu misma situación 😦 Despues d estar 3 meses sin verlo, y repleta d energía, ahora estamos pendientes de una terapia d pareja. La verdad es que no se si vale la pena, porque el ha vuelto mas prepotente y crecido que nunca, y no obstante, (algo para mi increible) es el que mas interés tiene d ir. Y yo me pregunto: ¿no le da miedo ponerse en manos d una profesional y que lo pueda descubrir?. Porque el sigue pensando, que la responsabilidad d que nuestra relación no fuera bien, es toooda mía.(20 años juntos)
      Aun que ya lo tengo bastante calado, ciertamente acabo flaqueando otra vez y dudando d todo

  11. Maria dijo:

    Buenas estoy saliendo de una relacion con un narcisista perverso estuve entre idas y vueltas casi 3 años. Fue muy difícil separarme hace un mes, definitivo, ahora me esta costando mucho enfocarme en mi para sentirme mejor de animo y autoestima. Tienen un gran poder para anularte y separarte del resto de tu familia y amigos. Estoy en contacto cero y me entere que en menos de un mes y ya tiene una nueva saliente. No tienen limites en hacer daño. Con el paso de los días me siento mejor pero es muy difícil olvidarlo me había hecho muy dependiente, recomiendo el libro mujeres que aman demasiado.

  12. SOLANGE dijo:

    Estuve casada por 4 años con un narciso perverso….un hombre encantador…y poco a poco me fui dando cuenta de como me manipulaba con sus problemas y penas…haciendome aparecer como su hada madrina …la mujer ideal …..y yo cai en sus tela de araña….como si yo fuera su salvadora de su mala suerte con las mujeres….todas le habìan salido ” putas”… ( menos su madre y yo…por supuesto ).pero entre lineas me di cuenta que esas pobres fueron utilizadas y maltratadas contando el como “gracia ” sus maltratos sicologicos.
    Me transforme en una ONG…..pagando sus deudas,su pensiones de alimentos para que no fuera preso…..le compre auto….le monte una consulta nueva….todo a mi costa…..todo era poco…me endeude….pero eso no es todo , ridiculizaba a mis hijos y los avergonzaba y despues a mi….que era gorda ( y no lo soy)para que decir de los comentarios intimos….cualquiera se desmorona…..finalmente descibr que mantenìa correspondencia con feminas por internet…logre ver algo….y decìa cosas terribles de su mujer ( yo)…que ya estaba cansado y que sufrìa tanto…( era su tecnica)…el era vìctima…toda la mala suerte le tocaba a el.
    Cuando saliamos juntos era terrible escuchar los comentarios envidiosos y descalificativos hacia mis amigos….me avergonzaba.
    Me costo desprenderme emocionalmente de el….se fue donde su madre que es insoportable como el..ella como el .de nadie habla bien…y ya por fin nada queda de el en mi casa…solo un vacìo y la sensaciòn de haber sido usada,robada y maltratada sicologicamente.Estoy volviendo a leer la palabra de Dios…y estoy recuperando la paz que me fue arrebatada.
    Estos narcisos perversos NO cambian….incluso sus estrategias son las mismas.Nosotras las mujeres ( algunas mas )somos solidarias con los ” desvalidos” y propensas a ayudar…..ese es el blanco perfecto para estos lobos.Lo mejor es alejarse de ellos o alejarlos….y pensar que la lecciòn salio cara ( porque te estrujan hasta el ultimo peso)….pero aun es tiempo para que no te destruyan por completo…sin piedad…..y ellos ” pobrecitos” nadie los comprende.

  13. lucia dijo:

    Aconsejo a toda víctima de esta clase de hombres la lectura del libro que se cita en este sitio, es simplemente excelente. Se puede conseguir en este enlace hospitalsanfranciscodeasis.org/…/Hirigoyen%20Marie%20France%20-%…

  14. Yo me identifico cuando decís que te da miedo y que podés de un solo vistazo decir si una persona es buena o es mala. Me pasa lo mismo y nunca he fallado la verdad. Es como si lo olfateara y me da miedo. La última experiencia que tuve, le sentí y dije “a vos te tengo miedo”, y luego, a partir de haber empezado a mantener un vínculo, supe que era un PN. Horrible mounstro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s