Crítica erudita de Sherlock Holmes, la película; y sesión de opinadero barato

Pasando a cosas más serias, interesantes y relevantes para la humanidad, el otro día vimos Sherlock Holmes, la película. En el pueblo no había otra cosa qué ver, de las que hay me falta ver Avatar y ya llegó Amor sin escalas. Total que está buena-palomera, nada del otro mundo. Y eso que yo me leí todo Sherlock Holmes, y no quedé del todo decepcionada, para ser una película. Aunque yo prefería mil veces Agatha Christie, con sus métodos psicológicos en vez de arrastrarse por el suelo buscando huellas, Poirot todo lo descubría con la mente, qué emoción. “No hay crimen perfecto, siempre algo tiene que salir mal”. O “siempre hay UN testigo, SIEMPRE”. “Tienes que saber lo que no te dicen” Bueno, ahora que lo pienso aprendí horrores sobre la gente leyendo a Agatha Christie.

Bueno, pero ya me perdí. Lo que quiero decir en esta entrada es:

¡PERO QUÉ BUENÍSIMO Y GUAPÍSIMO QUE ESTÁ ROBERT DOWNEY JR., OMG!

Seguramente por eso ni me fijé en la película con mi acostumbrada manía criticona, ¡ah, y además estaba doblada la mugrosa película, porque en el pueblo así lo prefieren y ni nos fijamos antes que si lo hubiéramos sabido no entrábamos! Lo más naco, decadente y apestoso del mundo son las películas dobladas, no mamar. Bueno, pues ya ni me acordaba que la vi con doblaje, porque todo fue taco de ojo con mi novio Robert Downey. Ratita: “al menos visualmente está fregona: la recreación de las escenas, de la época, la fotografía, Londres de 1800…” Yo: “¿Londres, cuál Londres, cuáles paisajes?” jijijiji

No estaba así antes, ya lo había visto en una que otra peli y sí, qué bien actúa y otro pobre geniecillo atormentado por las drogas, pobre, otra vez anda hasta atrás; y párale de contar.

Peeeeeero qué bien se ha puesto, creo que a raíz de que la última rehabilitación ha sido exitosa, está bueneeeeeeeeeesimo, no me cansaré de decirlo. Y luego en su papel de la película, todo maloso, adicto, despoticón, fregón. Y la escena de la pelea, con el torso desnudo… nononoonononnoononono.

Que cuide ese cuerpecillo de los dioses que tiene, no vaya a terminar como mi otro novio Mickey Rourke, quien aun con su cuerpo y cara destrozados me gusta muchísimo porque ya está más vejete y más sabio (han de saber que los vejetes me atraen horrores, ay papá, ¿ya ves, pa’qué me tienes a los cincuenta años?).

En mi muy humilde y sabandijesca opinión, los únicos que tendrían “derecho” (órale con la sabandija nazi y dictatorial) a drogarse y sufrir horrores y lastimarse de tal modo, son los artistas de a devis, o geniecillos, los que de plano luchan contra algo más fuerte que ellos, sus demonios los atormentan y sufren mucho y no lo pueden evitar y todo eso es la base de su genio creador. Ejemplos facilones que todos conocemos: Amy Winehouse, Rourke, Robert Downey Jr., Pete Doherty. De’ai en fuera, no mamen, ya dejen de volverse adictos a lo pendejo (ustedes, mayores de 16 años que ya deben  tener consciencia  y criterio), con tanta pinche demanda vean a dónde nos han llevado con el pinche narco que ya gobierna al mundo y es la economía más fuerte y en dos semanas de empezado el año ya van decenas y decenas de muertos y ustedes hasta atrás y sus cuerpos destrozados y ya con dos neuronas y esos cabrones podridos en dinero y poder. A mí nunca me han tentado las drogas, pero si lo hicieran, nada más de pensar que voy a hacer más ricos a esos cabrones y los muertos y los torturados y los descabezados, ni madres. O sólo que yo tuviera mis matitas de mota y amapola en el jardín trasero.

No me rasgo las vestiduras ni nada. Me dirán: Y a ti qué te importa si el mundo se droga o no. Pues sí me importa porque a mí y a todos nos afecta, vean cómo están las cosas. Si fuera tan fácil como comprarlas  y consumirlas sin hacerle daño a nadie más, pero no, para que puedas meterte una dosis hubo varios muertos en el camino, pendejos, así somos los humanos de perversos. O sea, nunca van a legalizar las drogas, a nadie de esos cabrones le conviene.

Pero bueno, el mundo se va a acabar de todos modos y ya todos estamos en el mismo desmadre. No tienen que ser las drogas, está la piratería, o cualquier negocio puede ser lavado de dinero… ya nadie estamos libres de culpa.

Pero qué buenísimo está Robert Downey Jr. He dicho.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Confesiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Crítica erudita de Sherlock Holmes, la película; y sesión de opinadero barato

  1. Sofia Martínez dijo:

    Con todo y que la cinta va y viene en su ritmo, Guy Ritchie logra salir bien librado al plantear una versión que ante todo es bastante entretenida. Sherlock Holmes tiene historia simple, tiene acción, romance, aventuras y una marcada comicidad. A pesar de dejar a un lado la casi infalible y perdurable frase: “elemental mi querido Watson”, Ritchie consigue darle paso a una adaptación con magia propia que gracias a su excentricidad, encanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s