Ambiente femenino

No sé si fue grave o no, pero lo cierto es que era una situación fea, estresante y negativa. ¿Lo poco que podría señalar? En las juntas con el jefe, éste sólo hacía contacto visual con ella, y nunca conmigo. De las dos, sólo a mí me cambiaban de área cuando alguien faltaba, supongo que para fastidiarme y para sabotear mi desempeño, pues ella sí podía dedicarse al área y yo no por estar cubriendo otras. Pequeños saboteos a mi trabajo, tenía que trabajar por las dos, sobre todo cuando se trataba de funciones especializadas en donde ella no daba ni una…

Una vez mi gurú labora, que conoce al jefe desde hace añísimos, confirmó que todo era cierto y no producto de mi imaginación: “él es así, y claro que te envidia por todo lo que eres y tienes. Claro que no le gusta que estés preparada y te guste trabajar, porque lo ve como amenaza. A ver, ¿cuándo empezó a fastidiarte más? Te apuesto a que fue después que te compraste tu coche. ¿Verdad que sí?” Sí, efectivamente, por esas fechas se puso peor.

Es increíble cómo te pasan cosas que a la distancia pudieras decir que son estupideces, y en realidad lo son de tan incomprensibles, pero que finalmente sí ayudan a crear un ambiente opresivo y dañino. Por ejemplo, estoy convencida que estas situaciones son peores cuando eres mujer que si eres hombre, empezando por el acoso sexual. Es un horror cómo se da todos los días y en todo tipo de trabajos, y se vive como si nada, cuando para empezar es un delito. Ya sea que la mujer acceda o no, de todos modos lo ven como un mal necesario, como si estuviera bien, qué desesperación. Teniendo esto en cuenta, será que mi jefe es marica o qué se yo porque la única ventaja entre tanta asquerosidad es que no había acoso sexual al menos de su parte, porque de los babosos de los compañeros… pero bueno, eran como más proposiciones e insinuaciones que podías ignorar.

Pero en cuanto a lo de ser mujer en el trabajo, no faltan las pendejadas provenientes, para variar, de las otras mujeres:

-que te barren con la vista, te critican hasta por cómo caminas.

-Si te vistes mal (según su gran criterio, claro), te acaban; si te vistes bien, peor, te envidian y odian.

-Si estás gorda, se burlan y critican; si estás flaca o más delgada, te odian.

-Si le gustas a los hombres o a un hombre, mal; los “machos alfa” me dan ternura frente a este tipo de mujeres.

-Que si estás casada, o soltera, o divorciada, o viuda, o dejada, si tu coche, si tu casa, bueno, no acabaría todo lo que son capaces de criticar las demás mujeres. Y si estás un poco mejor que ellas en todo eso, pues ya te fregaste, has pasado a ser su peor enemiga, se alegrarán infinitamente si algo malo te pasa.

¿Quién las educa así, por el amor de dios? Si te acuestas, ¡mal! pero qué delicia porque así podrán criticarte. Si no te acuestas te odian por no ser como ellas, ¿pues qué se cree?

-“Pues yo creo que fulanita es más bonita que tú”. No mamar, ¿a qué horas dijeron que esto era una competencia de belleza región 20, bola de pendejas, que yo ni me enteré? Si eso ni en mi primaria! Yo vistiéndome normalmente, y estas pendejas viendo “quién es la más bonita” NONONOOONO, de veras que no sé si reír o llorar al acordarme de eso. Pero ahí no terminó la cosa: “ya hice una encuesta con los hombres y me dijeron… No, tú no eres la más bonita”

¿Qué onda con las mujeres? Qué bueno que no tuve hermanas…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sabandija escucha y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s