Propósitos (nada que ver con las fechas próximas que para mí siempre han pasado sin pena ni gloria) Primera de mil partes

No tomarme tan en serio (uuuuy, lo veo imposible; además, si lo hiciera, este blog no tendría razón de ser y desaparecería, y qué desgracia, digo, qué tragedia sin parangón)

Alivianarme (parecido con el anterior, pero no es igual)

Disfrutar mi presente (no manches, dije propósitos, no sueños guajiros)

Sonreír (iba a poner “más a menudo”, pero sería inexacto, debo dejarlo en “sonreír” simplemente)

Tomar fotos cuyo objetivo sea mostrar cuán peculiar, bonito, idílico, divertido, memorable, invaluable, agradable y todo lo que termine en -ble es mi entorno y mi modo de verlo, claro.

Madurar (no sé bien qué significa, pero debe encontrarse en cualquier lista de propósitos)

Poner un poco (hasta aquí vamos bien) de orden en el chiquero de mi casa, mi coche, mi clóset, mi escritorio laboril y sí, también en mi vida (no, aquí ya chafeó)

Aceptar que mi vida no tiene orden, aunque por fuera parezca que sí. Aceptar que a lo mejor no tengo por qué casar ambas partes. Lo único malo es que NADIE, NADIE puede entrar a mi casa así de hola, he llegado, jojojo. Primero deben darme dos semanas para dedicarme frenéticamente tiempo completo a ordenar y quitar el polvo. ———oh oh oh se me está ocurriendo algo que no sabía que sabía: confieso que yo no tengo mayores problemas con la falta de orden y las apariencias y lo que puede haber detrás, el problema lo tienen los demás que no tengo idea cómo diablos me ven o luzco, que siempre exclaman ¡pero te ves tan seria, tan ordenada, tan propia y blablabla! Ellos se desmayarían de entrar a mi casa de la  impresión que se han forjado de mí, yo capto eso y es lo que me incomoda. No, señores, soy seria pero también me río, me trauma mi aspecto pero también soy un desmadre puertas adentro, soy muy civilizada (ejem, reprimida) pero estuve en el equipo de box de la universidad, puedo golpear  a puñetazos y patadas (nunca tuve la oportunidad, sniff, por eso necesité ring) nada-de-mamadas-de-jaloncitos-y-rasguños yo más bien me imagino rompiendo una botella y órale y puedo decir groserías peor que un carretonero, me gusta ir a la ópera pero en mi ipod hay cumbias pipipipipipipiiiiiii (más o menos así va el gritito ya todo un clásico, ¿no?)

Dejar de escuchar una canción ad nauseam cual si fuera un mantra (mi ratita dixit) (En la última hora y media ha sido Prendedor, con Cecilia Toussaint, y todavía no me canso)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Confesiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Propósitos (nada que ver con las fechas próximas que para mí siempre han pasado sin pena ni gloria) Primera de mil partes

  1. Lear dijo:

    Salvo por el de poner orden, me agradan y me identifico. El otro día me la pasé sonriendo, puro experimento, lo juro, y cuatro me sonrieron de vuelta. Sobre la canción, mi ipod va a explotar si pongo una vez más “Tango till they´re sore” de Tom Waits.

    Lo de madurar espero no volver a pensarlo pronto.

    Suerte con esos propósitos.

  2. Becca dijo:

    ¿cuatro de cinco o cuatro de veinte? Luego yo según me la paso sonriendo y me dicen “¿por qué tan seria?”
    Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s